TESTIMONIO MISIONERO DE EFREN CHIRINO, MISIONERO VENEZOLANO AD GENTES EN ÁFRICA

ACOMPAÑAR A JESÚS EN “LA CRUZ” = WAUKA

¿Seguir a Jesús? ¿Qué implica? ¿Estoy dispuesto a hacer y cumplir con las exigencias que esto conlleva?

Mis queridos hermanos reciban un grande saludo en nombre de Cristo Jesús Vivo y Resucitado, quiero comenzar estas pequeñas líneas con estas tres preguntas que de cierta manera ayudaran a pensar y reflexionar un poco sobre el camino de nuestra vida como Cristianos.

Durante la semana santa, los cristianos se reúnen para conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, un momento donde todos tenemos que acompañar a Jesús en esta entrega de amor, “No hay amor más grande que dar a vida por los amigos”, acompañarlo por amor, por fe y convicción y no por tradición o compromiso, es el primer paso que debemos dar.
Cuando descubrimos lo que implica seguir a Jesús nos damos cuenta que, no es solamente Cristo que va a padecer, sino que todo aquel que lo sigue debe estar dispuesto a pasar tribulaciones, situaciones difíciles y  sufrimiento como Jesús -quizás no serán tanto como los de Jesús- más llegara algún momento en que nos encontremos con ellos.

Negarse a sí mismo  tomar su cruz y seguir a Jesús es una condición que implica para todo cristiano encontrar en Cristo la salvación, negarse a sí mismo es amar al prójimo, es dejar aquello que pensamos que es nuestro, es aceptar las persecuciones, es aceptar las dificultades que implica anunciar a Jesús donde no es conocido y más aun; donde no es aceptado.

Pero, mis hermanos no todo es sufrimiento y amargura, también el camino cristiano y misionero está lleno de retos, de  alegría, de momentos de felicidad y satisfacción “Cristo es la Alegría que nadie nos puede quitar” y solo él puede ofrecer esta alegría verdadera, completa y que llena el corazón.

Como comunidad y equipo misionero, comunidad “Virgen de Coromoto” de Venezuela que está en  Manje-Chita decidimos aprovechar este tiempo litúrgico para ir de misión en las comunidades y así atender las 5 zonas pastorales que como parroquia están bajo nuestro cuidado, y responsabilidad del Padre Emerito.

Llegó el momento de poder compartir este grande tiempo litúrgico al igual que el año anterior nos hemos distribuido cada miembro del equipo en una zona pastoral quedando de la siguiente manera: Néstor misionero en la zona de Chifunde, Yulimar en la zona de Chicoco, el Padre en Manje sede y en la zona de Zuze y Yo en la zona de Cassacatiza, comunidad que es frontera con el país de Zambia.

Durante esta Semana Santa, fui a celebrar el misterio del triduo pascual con mis hermanos de la zona pastoral de Cassacatiza en la comunidad de Mulimba, comunidad que queda a 220 km desde nuestra misión. El martes santo comenzó la grande aventura puesto que días antes se presentó una pequeña lluvia que hizo que el rio de N´zadzo creciera y con el agua hasta la cintura atravesamos el rio y de ahí dos horas caminando hasta la comunidad sede, donde fuimos recibidos como siempre con cantos de bienvenidos. Ese día fue solo organizar un poco el programa de las actividades y conocer la gente.

Al día siguiente celebramos la palabra en una de las comunidades a 30 min de bicicleta, la comunidad de San Pedro, una comunidad llena de alegría y de muchos niños, después de la celebración los cristianos se dislocaron para el centro Mulimba donde seria la concentración de las actividades, (7 comunidades aproximadamente) se movilizaron para dormir y participar de las actividades, desde el jueves santo hasta el domingo de resurrección. Celebramos cada momento con sus explicaciones, con sus significados y catequesis, puesto que nunca se había realizado este tipo de actividades en esta comunidad.
Una de las actividades que marco mucho a la gente incluyéndome fue la visita de enfermos y personas que sufren el día viernes santo, que realizamos una actividad, acompañar y encontrar a Jesús que sufre en nuestros hermanos. Marco mucho a los cristianos el darse cuenta de que Jesús está necesitado tan cerca de ellos y no se habían puesto a pensar en eso.

El trabajo en equipo y la integración para cada actividad y momento planificado de verdad que fue muy bonito; niños jóvenes, mamas papas, trabajando para que todo estuviese bien. Sin dejar de lado las horas y horas de ensayo de los cantos que animan toda la liturgia de las celebraciones. No hay palabras como explicar y expresar todos los sentimientos de agradecimiento a Dios a la gente y la manifestación de amor de Jesús en cada momento vivido solo sé que esta semana verdaderamente se grito y se vive ALELUYA ALELUYA WAUKA YESU!!!!!

Ya para despedirme mis hermanos, solo quiero decir que seguir a Jesús vale la pena a pesar de que a veces es cuesta arriba y muy difícil este trabajo, pero recuerda que tú también eres misionero desde donde te encuentras, has la diferencia en los pequeños detalles del día a día.

Muchos que han dado la vida por Cristo, aprendieron bien del maestro. Recemos por muchos cristianos que en otros países sufren, sufren por causa del evangelio  recemos para que mantengan su fe viva, y continúen a creer en el Dios de la vida.  Tu también eres misionero, misionera con tu oración, como Teresita del niño Jesús has misión desde tu lugar.

Dios te bendiga y te guarde se despide tu amigo y hermano.

Efrén Gerardo Chirinos
Misionero de Venezuela en Tete-Mozambique

Volver a Página de las OMP

Comentarios