LA EXPERIENCIA DE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO DESDE EL AMAZONAS VENEZOLANO

Emnimar Bello, sostiene la antorcha durante la celebración de
la Vigilia Pascual en el Amazonas Venezolano.

Queremos compartir con ustedes, el testimonio de Emnimar Carolina Bello, Laica Misionera de la Arquidiócesis de Coro, que fue enviada a la misión en el Amazonas Venezolano.

Durante esta semana mi Señor Jesús ha sido maravilloso conmigo; me ha mostrado que siempre vale la pena decir si, que vale la pena dejar todo y adentrarnos en las aventuras que solo Él nos puede dar. Cuando salí de mi casa tenía la certeza de que pasaría una Semana Santa diferente pero no imaginaba que tanto, al llegar a ocamo- alto Orinoco-Amazonas,  me di cuenta que la aventura comenzaba y que Dios me había colocado en un lugar en el que aprendería mucho y que también podría servirle en medio de este pueblo indígenas Yanomamis.

Normalmente en una misión de Semana Santa nos organizamos para celebrar y conmemorar la entrada de Jesús en Jerusalén, el lavatorio de los pies, la ultima cena, el mandamiento del Amor, el viacrucis, la Vigilia Pascual y la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo; aquí la realidad es distinta, todo depende de si el rió tiene suficiente agua y de si hay gasolina para las voladoras. Por ello nos organizamos de diferente forma, los días antes de Semana Santa hasta el miércoles de la misma nos organizamos para visitar 6 shaponos (Yohope, Araguaney, San Benito, Ocamo, Shashana y Tumba) uno cada día. En cada shapono se realizo un thiosimou-(celebración) en preparación para el triduo pascual. 

Para poder visitar estas comunidades, la Hna. Jarmila (FMA) y yo nos preparamos para cruzar el rió en curiara y caminar de 2 a 3 horas por la selva, al llegar compartíamos la palabra de Dios, explicábamos el significado de la Semana Santa, qué se celebra cada día y luego se hacía la invitación para las actividades del Triduo Pascual. Con nosotras asistían varios hombres yanomamis que son cristianos y celebradores, quienes leían y traducían para que los demás pudiesen entender; fue muy emocionante ver como en cada shapono los yanomamis compartían lo que entendían del Evangelio y hacían sus peticiones a Dios, y es allí donde mi corazón saltaba de alegría por saber que aunque era otra lengua podía sentir que esas plegarias solo podían ser para nuestro Padre Misericordioso.


Durante el Triduo Pascual se hizo la thiosimou del lavatorio de los pies, el viernes el viacrucis y el sábado se hizo la celebración de la Resurrección, todas estas actividades se realizaban de día para que los yanomamis pudiesen regresar a sus comunidades antes de que comenzara la lluvia o llegara la noche. Luego el sábado al mediodía,  nosotras viajamos a Mavaca para estar presentes en la Eucaristía del domingo con la comunidad apostólica y los otros yanomamis, esta fue una experiencia muy bonita porque allí pude aprender un poco más de la cultura yanomami: como se pintan, como cantan, bailan, cuanto respeto tienen y exigen a su comunidad en las manifestaciones de fe a nuestro señor están de fiesta y junto a su alegría celebramos la más grande de nuestras fiestas la RESURRECCION DE NUESTRO SEÑOR JESUS… (Hesus a hokeprararioma)

Volver a Página de las OMP

Comentarios

  1. Las Hermanas Salesianas agradecemos a Obras Misionales Pontificias (Venezuela) la presencia de la laica Misionera CArolina Bello en el Amazonas . Que su decisión de entregar este tiempo de su Juventud, estimule a otros jòvenes a tener la valentìa de hacer lo mismo. Gracias al Padre Ender ya Josè Luis Andrade por confiar en las Hermanas Salesianas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos siempre al servicio de la Misión... Desde acá unidos en la oración por ustedes y todos los Misioneros en el Mundo.

      Eliminar
  2. Maravillada al leer la experiencia de mi compañera Carolina. Que Dios te siga iluminando el camino y que sigas aprendiendo mucho de nuestros hermanos yanomamis. Un saludo misionero.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario